Safari Beauty Blog

3 reglas para una piel sana en el gimnasio

3 reglas para una piel sana en el gimnasio

¿Vale la pena lavarse antes de entrenar y correr?
¿Por qué aparecen el acné y la irritación después del ejercicio?
¿Qué NO se puede hacer antes del ejercicio?

La primera regla de oro para el cuidado de la piel durante el entrenamiento es comenzar a sudar con una cara limpia.

La tentación de de no quitarte el maquillaje es genial, pero es poco probable que a la piel le guste. Los productos cosméticos se mezclan con sudor y obstruyen los poros, generando una gran cantidad de molestias.

Si tienes que hacer ejercicio al aire libre, después de limpiar tu piel, aplica un filtro solar para proteger tu piel de los rayos ultravioleta y ponte una gorra.

En el entrenamiento:

- Lleva un paquete de toallitas antibacteriales al gimnasio para limpiar el equipo. Esto reducirá el riesgo de que las bacterias se transfieran a su piel.
- Durante el ejercicio, trata de no tocarte ni limpiarte la cara con las manos; en cambio, dale palmaditas con una toalla.
- Durante el entrenamiento, bebe suficiente agua, porque la piel pierde una humedad invaluable cuando suda.

Después del entrenamiento:

Después de los deportes activos, tendrás la tentación de tomar una ducha fría, ¡Pero tómate tu tiempo! La diferencia de temperatura entre el agua y la piel jugará una broma mala contigo; obtendrás erupciones cutáneas, granos, abscesos. Durante el ejercicio, la grasa cutánea se forma como una capa protectora. El agua fría lo bloqueará junto con el sudor en el interior, y el agua caliente, por el contrario, eliminará toda la capa protectora natural de la piel.

Por eso, lava rápidamente el sudor con agua y  luego baja la temperatura para una  ducha de contraste.

Y no te apresures a aplicar una crema hidratante hasta que la piel se enfríe!

Consejos de bellezaCuidado facial